1. Si marinó la carne, séquela primero con una toalla de papel por cada lado. Si su corte está mojado se va a cocinar al vapor en vez de dorarse y no le va a quedar con esa costra que lo hace tan especial. (Argentina desde el asado (origen y secretos de estareceta))

2. Cuando se le haya olvidado sacar la carne del congelador o si se le ocurrió cocinarla a última hora, en vez de ponerlo a descongelar en el microondas póngalo en un recipiente con agua muy fría. Eso sí, asegúrese de que sus filetes estén empacados al vacío o en un empaque que no permita que se filtre aire o agua.

3. Si sazonar la carne con sal y pimienta no le da suficiente sabor y quiere algo mucho más fuerte prepare un aderezo potente: el inigualable chimichurri. Mezcle un poco de aceite de oliva, perejil, orégano, ajo machacado, el zumo de un limón, un chorrito de vino tinto, cebolla, sal y pimienta. Deje que su corte repose unos minutos en esta mezcla y ahí sí cocínelo.

4. Es clave que la sartén, parrilla o hasta olla en la que vaya a cocinar esté limpia. El mejor momento para hacerlo es cuando estén calientes, así los residuos de comida van a salir mucho más fácil.

5. Antes de usar su asador precaliéntelo a unos 250 ºC por 15 minutos para asegurarse de matar cualquier rastro de bacteria que pueda tener. (4 recetas para levantar sin necesidad de ser chef)

6. Cuando vaya a echarle salsa BBQ o teriyaki a sus preparaciones, espere para echárselas faltando 10 minutos para que termine la cocción, no antes.

7. Nunca cocine un pedazo de carne, pollo o pescado si no está completamente descongelado. Lo único que va a hacer es quemar la superficie y por dentro le va a quedar crudo.

8. No presione la hamburguesa (y básicamente cualquier otro tipo de carne) contra la sartén o parrilla. Eso solo le va a exprimir los jugos que le dan tan buen sabor. (Así se hace una receta, por Ferran Adrià)

9. La carne magra se pega muy fácil. Para evitar que eso le pase moje una toalla de papel con un poco de aceite de oliva (o cualquier aceite vegetal) y con unas pinzas pásela por el asador. Haga lo mismo cuando vaya a asar verduras.

10. No se las dé de experto ni tampoco confíe mucho en su reloj. La verdadera manera para saber que un corte de carne está en su punto es con un termómetro de cocina, no improvise.

11. Evite lo que más pueda los adobos dulces, como la miel, pues se queman mucho más rápido que el tiempo en el que se demora en estar la carne.

12. Marinar la carne, el cerdo y el pescado no solo le va a dar un sabor increíble sino que también puede reducir el riesgo de cáncer. ¿Por qué? Porque los adobos inhiben la formación de aminas cancerígenas y reducen su formación hasta en un 92% y 99%.

13. Si cuando hace un asado cocina las papas por aparte y el resto sí lo hace a la parrilla, le tenemos una solución más práctica: envuélvalas en papel aluminio con un poco de mantequilla y ahí sí se cocinarán con el resto de alimentos. (La receta perfecta para desvararse)

14. Deje reposar un rato la carne después de asarla, así permitirá que se sellen todos los jugos. El truco es esperar cinco minutos por cada 3 centímetros de grosor de la carne.

Según lo que esté cocinando debe dejar abierta o no la tapa de su asador. Si va a cocinar hamburguesas, chuletas, camarones o cortes muy finos de carne no tiene nada de malo dejar su parrilla destapada. Pero si va a cocinar filetes gruesos, pollo sin deshuesar o varios alimentos a la vez es mejor que lo deje cerrado para que el aire caliente cocine mucho más rápido y más parejo su comida.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.