La idea es que en la mañana el sonido del agua hirviendo y el olor a café es lo que lo despierte, pero lo mejor es que ni siquiera va a tener que parpadear para tener una taza lista. The Barisieur está inspirado en la idea de que para dormir mejor es importante tener una rutina antes de acostarse y un incentivo en la mañana para que sea más fácil despertarse. La idea, en este caso, es que cada noche deje listo el agua, el café o el té. Luego pone la alarma y la hora a la que quiera que esté su bebida que puede ser antes, durante o minutos después de que suene el despertador. En la bandeja también hay un recipiente para leche —que se mantiene fría por un refrigerador interno— y un cajón con dos compartimientos para azúcar o lo que quiera. (La bicicleta estática para no aburrirse nunca)

El genio detrás de este invento es el diseñador británico Josh Renouf y su objetivo no fue solamente crear un reloj que funcionara como cafetera a la vez sino también un objeto que por su diseño —atemporal y estético— fuera lo suficientemente atractivo como para decorar cualquier espacio: su mesa de noche, la cocina o hasta la oficina. El por ahora está en una etapa de prototipo en las páginas de emprendimiento Indiego y Kickstarter, pero en noviembre van a hacer los primeros envíos  por un precio de 300 dólares (unos 870.000 pesos). (Las gafas del futuro)

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.