Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SOHO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

| 8/28/2019 10:00:00 AM

¿Por qué no siempre se pierde peso al hacer ejercicio?

Después de una actividad física se despierta una sensación de hambre indescriptible. Esa comida extra puede ser la causante de que, a la hora de subirse a la balanza, no se note el esfuerzo.

¿Por qué no siempre se pierde peso al hacer ejercicio? ¿Por qué no siempre se pierde peso al hacer ejercicio? Foto: GETTY IMAGES

Quienes piensan que se puede hacer ejercicio sin tener en cuenta las comidas, generalmente terminan frustrados. En teoría, con el ejercicio se queman calorías, y por tanto la expectativa es bajar automáticamente de peso. Esta premisa es cierta siempre y cuando no se reemplacen las calorías eliminadas comiendo más de lo habitual.

El metabolismo humano no siempre es coherente, múltiples estudios muestran que tanto hombres como mujeres, cuando empiezan una nueva rutina de ejercicio, solo pierden entre el 30 y el 40 por ciento de los kilos planeados. Entonces, se decepcionan y tiran la toalla.

Los expertos han concluido que la gente compensa las calorías que quema con el ejercicio, comiendo más y moviéndose menos. También influye que al empezar a perder peso, el metabolismo se vuelve lento.

Para el más reciente estudio publicado en American Journal of Clinical Nutrition, los investigadores reclutaron a 170 hombres y mujeres, entre los 20 y los 65 años, sedentarios y con sobrepeso: los pesaron, les midieron la tasa metabólica, los niveles de hambre y el estado físico. Luego, los dividieron en dos grupos con rutinas de ejercicio diferentes. El primer grupo quemaba 700 calorías a la semana y el segundo, el doble. Durante los seis meses del experimento, los voluntarios llevaban un monitor de actividades y periódicamente les registraban la tasa metabólica, la cantidad de comida que ingerían y el estado físico de cada uno. Pasados los seis meses, volvieron a chequear los datos, y encontraron que en el grupo del ejercicio más suave, solo el 10 por ciento bajó unos pocos kilos, los demás no perdieron ni un gramo. Todos compensaron las calorías que quemaron. Una de las conclusiones de los estudios es que estos participantes pensaban que al hacer tanto ejercicio tenían permiso de darse gusto con unos chocolates por la noche, o un paquete de galletas durante el día.

Si usted quiere llegar a su peso ideal, no basta con que se mate haciendo ejercicio, no se olvide que también hay que cerrar la boca ante las tentaciones.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.