Enrique Norten ha construido por todo México —su país natal—, en Estados Unidos, España, Corea del Sur y hasta en las Islas Caimán. Colombia no estaba dentro de sus planes hasta que lo llamaron de la constructora Neos Group para que diseñara Neos Moda, un proyecto que iba a impulsar la moda del país y, a la vez, cambiarle la cara a San Victorino. (Así se vive el madrugón en San Victorino)

El edificio va a tener 11 pisos —de los cuales 6 tendrán más de 350 locales—, tres pisos para depósitos, cuatro ascensores panorámicos, terraza de comidas, un puente interno que servirá de pasarela y una fachada de vidrio con una pantalla LED de 500 metros cuadrados (que funcionará como una especie de catálogo virtual para los comerciantes). Paulina Vega Dieppa es la imagen del proyecto y Pilar Castaño la asesora en moda. La idea es que sea una plataforma mayorista para todos los negocios de la zona (que en su gran mayoría son de ropa), es decir reunir estos proveedores en un solo sitio.



Render: TRETTó

¿Por qué se le midió a este proyecto?

Lo que más me atrajo fue la posibilidad de intervenir en una zona de la ciudad y que esa intervención detone un cambio. Y esas oportunidades no se presentan todos los días. Después, cada uno de los temas que tenían que ver con el proyecto también me interesaron muchísimo, como re-pensar lo que es un mercado popular. Para ustedes los bogotanos la Avenida Jiménez con carrera décima es una esquina emblemática y esta es una primera intervención que va a cambiar la zona entera. Yo creo que proyectos de este tipo van a hacer que esta zona vuelva a ser deseable, transitable y segura.

¿Cómo le pareció San Victorino?

Algo que me sorprendió cuando visité por primera vez San Victorino fueron los maniquís, yo nunca había visto unos como esos con esas formas tan pronunciadas, me pareció fabuloso. Los madrugones también me parecieron maravillosos. Visitamos los mercados que ya existen y que debido a la densidad de la zona estaban resueltos de una manera increíblemente pobre, primitiva y triste. Este tipo de barrios existen en todas las ciudades de Latinoamérica. Son unos barrios marginados en las zonas céntricas de la ciudad que por distintas razones se han ido deteriorando: el comercio, drogas, contrabando, delincuencia… Pero esta zona hace parte del tejido de la ciudad. (¡No compre chiviado!)




¿En qué cambia esto la inseguridad de la zona?

El tema de la seguridad es fundamental, algo que en pocos de los edificios que he hecho hemos mirado con tanto cuidado porque aquí estamos hablando de miles de personas: el tránsito diario en esa esquina es de 150.000 personas. Este proyecto va a establecer nuevas condiciones y nuevos niveles de aspiración para esa zona. Muchos van a querer seguir compitiendo y van a tener que hacer otro tipo de inversiones para ponerse al nivel o van a desaparecer. Es el detonador que cambia la zona.

¿Cuál es la intensión de tener una pantalla LED del tamaño del edificio?

La pantalla es un elemento más. Estoy seguro que se convertirá en algo que llamará mucho la atención, pero no es el aspecto fundamental. Es un edifico transparente. Aquí hemos sacado las formas de desplazamiento —hay unas escaleras metálicas a las afueras, los ascensores…—, así la fachada todo el tiempo tiene movimiento y el que visita el edificio tiene una relación más intensa con la ciudad.

¿Por qué cree que es el Times Square bogotano?

Vemos el edificio como una forma de comunicar: el edifico más que algo cerrado y hermético tiene un diálogo y una relación con la ciudad a través de las nuevas tecnologías. Esto lo vemos en Nueva York. Yo pensé que así lo iba a entender la ciudad, porque además en esa zona hay más esquinas que se prestan para esto. Aunque la idea no es replicar Times Square ni mucho menos, pero sí convertir una zona muy degradada en una zona con nuevas tecnologías y nuevas actividades.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.