Condéname a vivir bajo tus pies

 -Tienes una boca preciosa

-Y no me has visto los pies.

-¿Cómo los tienes?

-Míralos: pintados de azul, pequeños y suaves.

-¿Y qué sabes hacer con tus pies?

-Cógemelos. Puedo jugar a meterlos por tu boca y asfixiarte mientras ves correr tu vida en el fondo de mis ojos. Con mis dedos sé regular el aire que pasa por tu tráquea para que sigas con tu manía de vivir. (Orgasmo con sorpresa)

-Eres un bellezón de cuidado, mi ama.

-No querido, soy algo así como una reliquia sexual. Hoy lo que mimo más son mis pies.

-¡Ahógame con ellos! Pégame, dame el aire que tengo que respirar, ordéname y condéname a vivir rendido bajo tus pies.

 Ella se viste con unas botas negras terminados en afilada punta. Ensilla al hombre, se sienta sobre su boca y comienza a dominarlo como mejor sabe.

Después sus tacones se introducen en todos sus agujeros, juega con matarlo a golpes que no matan, comienza a latigar su culo hasta dejárselo rosado como un chicle, le estruja los pezones hasta que el hombre lagrimea de placer. Se descalza, se sienta en su espalda y saca un libro, el Ulises de Joyce  traducido al argentino y no se baja de ahíhasta esta escena:

 -¿Qué hacés por acá, Stephen?

-Los altos hombros de Dilly, y su ajado vestido. (Erika Lust, la mujer que hacer el porno más deseado del mundo)

-Cerrá el libro rápido. Que no vea.

-¿Qué hacés vos? dijo Stephen.

La mujer cierra el capítulo diez con un sueño tremendo. Se masturba sobre el lomo de su amante y le pide que duerma tendido en el suelo.

El hombre, sin remedio, firma un contrato de pertenencia a una dómina que supera los setenta años.

Publicado en el libro Pop Porn de la investigadora María Paz Ruiz 

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.